Vitamina C y sistema inmune

La Vitamina C o ácido ascórbico, es una vitamina que posee una gran actividad antioxidante (previene la oxidación de moléculas y producción de radicales libres que dañan las células).

Protege nuestras células del estrés, mejora la absorción de hierro a nivel intestinal, actúa como un favorecedor de la síntesis de colágeno y contribuye al correcto funcionamiento de nuestro sistema inmunológico (sistema de defensa del cuerpo contra las infecciones).

Esta vitamina también participa en el metabolismo de la tirosina, ácido fólico y triptófano. Contribuye además en reacciones de la glicina, prolina, lisina, carnitina, catecolaminas y aumenta la absorción de hierro en el intestino mediante la reducción de éste.

Estudios muestran que la vitamina C posee un efecto protector en el organismo, contrarrestando los daños producidos por los radicales libres (daño oxidativo), beneficiando a enfermedades como aterosclerosis, diabetes tipo 2 y cáncer.

Fuente de vitamina C

Se encuentra principalmente en frutas cítricas como la naranja, pomelo, kiwi y también en verduras como el pimiento o perejil. La vitamina C es de tipo hidrosoluble y es sensible al calor, por lo que no se puede someter a cocción (la vitamina se destruye).

En el cuerpo humano se encuentra concentrado principalmente en ojos, hígado, bazo, cerebro y glándulas (riñón y tiroides).

Recomendación de ingesta diaria

Se estima que cerca de un 20% de la población mundial ingiere menos Vitamina C que lo recomendado. El déficit de vitamina C en nuestro organismo puede provocar escorbuto (reservas corporales menor a 350 mg).

Esta deficiencia conlleva síntomas como fatiga, dolor articular, lesiones cutáneas, sangrado de encías, facilidad para desarrollar hematoma y retraso en la curación de heridas.

A continuación compartimos la recomendación de ingesta diaria según grupo etario:

FDA: Food and Drug Administration; NAP: National Academies Press; MINSAL: Ministerio de Salud de Chile;
FAO: Organización para la Agricultura y la Alimentación; USDA: Departamento de Agricultura de EE.UU. Ref.: Referencias.

Vitamina C y su función en el sistema inmune

Desde hace muchos años se ha evidenciado la directa relación entre una correcta alimentación, un buen estado nutricional y el funcionamiento del sistema inmune.

La vitamina C ha sido reconocida durante años como un tratamiento efectivo contra infecciones, resfriados, entre otros, pero ¿Es realmente efectiva?

Se plantea que el ácido ascórbico (vitamina C) actúa incrementando la capacidad de multiplicación de los linfocitos T, los cuales disminuyen el efecto de los glucocorticoides en el sistema inmune.

Dado el poder antioxidante, se ha sugerido que la suplementación con este micronutriente produce una mejora en el sistema inmune y consecuentemente una menor incidencia de infecciones.

Las concentraciones de vitamina C en nuestro organismo tienden a disminuir rápidamente durante infecciones y estrés, por lo que suplementar esta vitamina puede acortar la duración de éstas aliviando los síntomas asociados.


Referencias Biblograficas

  1. Serra, Horacio Marcelo; Cafaro, Thamara Analía. Ácido ascórbico: desde la química hasta su crucial función protectiva en ojo. Acta Bioquímica Clínica Latinoamericana, vol. 41, núm. 4, octubre-diciembre, 2007, pp. 525-532. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/535/53541410.pdf
  2. San Mauro-Martín Ismael, Garicano-Vilar Elena. Papel de la vitamina C y los β-glucanos sobre el sistema inmunitario: revisión. Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015  Dic;  19 (4): 238-245. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2174-51452015000400008
  3. Villagrán Marcelo, Muñoz Mirna, Díaz Fredy, Troncoso Claudia, Celis-Morales Carlos, Mardones Lorena. Una mirada actual de la vitamina C en salud y enfermedad. Rev. chil. nutr. 2019 Dic; 46 (6): 800-808. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75182019000600800
  4. Bastías M José Miguel, Cepero B Yamira. La vitamina C como un eficaz micronutriente en la fortificación de alimentos. Rev. chil. nutr. 2016  Mar;  43 (1): 81-86. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75182016000100012

«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior
Siguiente