Tips para evitar la sobrealimentación en invierno

Es muy común que debido a las bajas temperaturas y la poca luz solar se tenga menos motivación para hacer actividades al aire libre y que existan más ganas de consumir alimentos con un gran aporte calórico.

Está la creencia que para contrarrestar el frío se deben ingerir alimentos con más aporte energético (altos en grasas saturadas y azúcares), medida que, si se mantiene en el tiempo solo conllevará a un aumento en el peso corporal.

Entonces ¿de qué manera se puede sobrevivir al invierno sin tener consecuencias en el peso?

Es importante mantener horarios de alimentación, intentando realizar al menos 4 intervalos de tiempos de comida durante el día y no pasar más de 3 a 4 horas sin ingerir alimentos.

Consumir preparaciones con temperaturas cálidas, como sopas, guisos, budines o verduras cocidas, que son buenas alternativas para mantener la temperatura corporal.

Asimismo, las legumbres son alimentos completos, ricos en fibra, hierro y con buen aporte proteico que siempre serán bienvenidas cuando hay bajas temperaturas.

También, las frutas a temperatura ambiente, ya sea a la hora del desayuno, como postre o como colación son una alternativa saludable por el aporte de fibra, vitaminas y minerales. Además, aportan el sabor dulce que tanto se busca cuando hay bajas temperaturas.

Optar por preparaciones al horno, a la plancha, a la cacerola o al jugo en lugar de frituras es ideal para evitar el aporte de grasas saturadas y exceso de colesterol.

Las grasas saludables como las que aportan las semillas, las nueces, pistachos, almendras o maní son ideales para incorporar a las preparaciones o consumirlas entre comidas, a modo de colación.

Infusiones de hierbas, café, té o leche caliente contribuyen también a evitar sufrir con las bajas temperaturas y permite mantener la hidratación necesaria.

El mantenerse activo y realizar ejercicios de forma regular dentro o fuera de la casa es otra manera de sobrellevar las bajas temperaturas, contribuye a mejorar el estado anímico y a reducir el estrés. Incorporar una rutina de ejercicios diario es parte importante de un estilo de vida saludable.

Comprender que el invierno no es un pretexto para consumir mayor cantidad de alimentos grasos y altos en azúcar.

La clave para lograr una alimentación balanceada y saludable consiste en incorporar todos los grupos alimentarios de forma equilibrada procurando caer en excesos y así evitar un aumento en el peso.


«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior