Semana de la lactancia materna

La semana Mundial de la lactancia materna se desarrolla en mas de 120 países del mundo, la organización mundial de la salud (OMS) y UNICEF la instauraron con la finalidad de conmemorar el acuerdo de la firma Declaración de Innocenti realizada en 1991, donde se declara protección, fomento y el apoyo de la lactancia materna en los distintos países del mundo.

La semana destinada para celebrar la lactancia materna es del 1 al 7 de agosto, y todos los años lleva un lema otorgado por WABA (World Alliance for Breastfeeding Action) el cual este año es “Proteger la lactancia Materna: Una responsabilidad Compartida”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la lactancia materna exclusiva (LME) como “dar al lactante únicamente leche materna: no se le dan otros alimentos líquidos o sólidos, -ni siquiera agua-, exceptuando la administración de soluciones de rehidratación oral o de vitaminas, minerales o medicamentos en forma de gotas o jarabes”.

Según la encuesta de conalma (Comisión Nacional de Lactancia Materna) en el 2013, la lactancia materna exclusiva tiene una prevalencia del 76% durante el primer mes de vida, al compararlo con los datos obtenidos en 1993 se presenta una baja ya que en esos años llegaba a un 79%. Sin embargo, el amamantamiento a los 6 meses ha crecido de 41,10% en 2011 a un 57% en el año 2017 lo que coincide con la aprobación del postnatal de 24 semanas. En chile la meta es llegar a un 60% de LME (lactancia materna exclusiva) al sexto mes de vida.

Beneficios de la lactancia materna

La Lactancia materna exclusiva (alimentación del lactante solo con leche materna sin inclusión de sólidos ni otros líquidos) ha demostrado ser un factor protector en el lactante de enfermedades a corto plazo como infección respiratoria, otitis media, desnutrición en lactantes, enterocolitis necrotizante en prematuros y ha demostrado ser un factor protector en madres de enfermedades a corto plazo como cáncer de mama, diabetes e hipertensión y a largo plazo, frente a enfermedades crónicas como diabetes tipo 2, hipertensión y obesidad. Por otro lado, se ha evidenciado que la lactancia materna en cualquiera de sus volúmenes dado al lactante es capaz de reducir en un 64% de infecciones gastrointestinales inespecíficas y además existe un factor protector residual hasta dos meses después de suspendida la lactancia.

Los lactantes alimentados con LM (lactancia materna) durante el primer año de vida presentan un 30% menos de riesgo de enfermar de diarrea por rotavirus y además es un factor protector contra la infección por Giardia tanto sintomática como asintomática.

La primera leche que el bebe consume es el calostro y dura unos 2 a 3 días antes de que aparezca la leche definitiva, tanto el calostro como la leche materna contienen factores antimicrobianos potenciales, como inmunoglobulinas, citocinas, oligosacáridos, lisozimas, glicoproteínas etc. que pueden inactivar patógenos.

Otro de los beneficios que posee la lactancia materna exclusiva es una reducción importante en los costos económicos asociados a una mayor morbilidad en niños que han recibido lactancia materna exclusiva.

Pero, la lactancia materna exclusiva no solo tiene beneficios a nivel nutricional y en el sistema inmune, sino que además tiene beneficios psicológicos y a nivel cognitivo, en el comportamiento y la salud mental de los niños y las madres. Diversos estudios han evidenciado que la LME (lactancia materna exclusivo) se asocia con un mejor rendimiento, lenguaje temprano y habilidades motoras a los 14 meses y 18 meses de edad, estos beneficios observados perduran hasta la niñez y la adolescencia.

También se ha evidenciado que el inicio de la lactancia materna inmediatamente después del nacimiento juega un papel en la reducción del riesgo de deterioro cognitivo entre los niños, existe un estudio clínico donde se comparó los antecedentes de lactancia materna de niños de 4 a 11 años diagnosticados con un trastorno específico del lenguaje (SLI) con los de niños con desarrollo neurotípico y observó que aquellos con SLI tenían significativamente menos probabilidades de haber sido amamantados directamente después del nacimiento.

La lactancia materna también se relaciona con el desarrollo social y emocional de los niños, hay estudios que sugieren que está relacionada con diferencias en el temperamento infantil. Algunas investigaciones evidencian que existe una mayor incidencia de personas con problemas de conducta como irritabilidad, agresión o comportamiento antisocial en individuos que no fueron amamantados con leche materna.

Sin duda la lactancia materna debería ser la elección primaria en alimentar al recién nacido, siempre y cuando el contexto en el que está inserta la madre lo pueda permitir, tiene muchos beneficios tanto para el organismo a nivel nutricional, gastrointestinal e inmune como también a nivel económico y social.

Recuerda que si tienes dudas sobre la lactancia materna acude siempre ante el profesional idóneo que te pueda orientar, no te automediques ni autodiagnostiques.


Referencias Bibliográficas:

  1. Strain H, Comisión Nacional de Lactancia Materna (Conalma): Cifras y Desafíos, 2013 disponible en: https://docplayer.es/11336919-Conalma-cifras-y-desafios.html
  2. Durán S, Castro P, Evolución de la lactancia materna exclusiva en Chile entre 2011 y 2015 ¿influyó el Permiso Postnatal Parental?, Rev Esp Nutr Hum Diet vol.22 no.1 Pamplona ene./mar. 2018 Epub 03-Feb-2020, disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.phpscript=sci_arttext&pid=S2174-51452018000100014
  3. Krol M, Grossmann T, Psychological effects of breastfeeding on children and mothers, Gaceta Federal de Salud Investigación de la salud Protección de la salud, Published online 2018 Jun 22. doi: 10.1007/s00103-018-2769-0, disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6096620/
  4. Caro P, Guerra X, Tendencia de la lactancia materna exclusiva en Chile antes y después de la implementación de la Ley postnatal parental, Rev. chil. pediatr. vol.89 no.2 Santiago abr. 2018 Epub 06-Abr-2018, disponible en: https://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S037041062018000200190
  5. Aguilar M, Baena L, Sánchez M, Beneficios inmunológicos de la leche humana para la madre y el niño. Revisión sistemática, Nutr. Hosp. vol.33 no.2 Madrid mar./abr. 2016, disponible en:
    https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112016000200046
  6. Kramer M, Kakuma R, Optimal duration of exclusive breastfeeding, Cochrane Database Syst Rev. 2012 Aug; 2012(8): CD003517. Published online 2012 Aug 15. doi: 10.1002/14651858.CD003517.pub2, disponible en:
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7154583/
  7. Brahm P, Valdés V, Benefits of breastfeeding and risks associated with not breastfeeding, Rev. chil. pediatr. vol.88 no.1 Santiago 2017, disponible en:
    https://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0370-41062017000100001&lng=en&nrm=iso&tlng=en
  8. Del Ciampo L, Del Ciampo I, Breastfeeding and the Benefits of Lactation for Women’s Health, Rev Bras Ginecol Obstet. 2018 Jun;40(6):354-359. doi: 10.1055/s-0038-1657766. Epub 2018 Jul
    6., disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29980160/
  9. Bellú R, Condó M, Breastfeeding promotion: evidence and problems, Pediatr Med Chir. 2017 Jun 28;39(2):156. doi: 10.4081/pmc.2017.156., disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28673077/
  10. Oddy W, Breastfeeding, Childhood Asthma, and Allergic Disease, Ann Nutr Metab . 2017;70 Suppl 2:26-36. doi: 10.1159/000457920. Epub 2017 May 19., disponible en:
    https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28521318/

«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior
Siguiente