Salud mental y pérdida de memoria en la vejez

Salud mental y pérdida de memoria en la vejez. El envejecimiento es un proceso progresivo e irreversible, de cambios físicos, psicológicos y sociales, que ocurren desde que nacemos.

Por otro lado, la salud mental se puede entender como un estado de bienestar que permite que uno esté en armonía con otros y con uno mismo.

La interacción entre los recursos personales, como la capacidad de acordarse de las cosas, resolver problemas o reconocer y expresar las emociones, y el entorno en el que uno se encuentra como la familia, amigos, el barrio o la comunidad, contribuyen a este bienestar.

¿Cuáles son los problemas de salud mental más frecuentes en las personas mayores?

Nerviosismo constante o ansiedad:

Esto se refiere a estar constantemente nervioso, con baja capacidad de volver a la calma y/o con pensamientos asociados a que algo malo va a ocurrir en el futuro.

Tristeza frecuente y depresión:

En la depresión en las personas mayores, es frecuente que estén presentes dolores y molestias de distinto tipo en el cuerpo.

Problemas importantes de memoria y demencias:

Se estima que en Chile hay más de 200 mil personas que tienen demencia y se espera que este número se triplique para el año 2050.

Las demencias son un grupo de enfermedades altamente complejas generalmente de origen multifactorial. Se asocian a una mayor discapacidad, pérdida de autonomía y mortalidad, llegando a ser muy común que presenten importantes consecuencias en los ámbitos psicosociales y económicos tanto en las personas que la viven como en sus familias y/o cuidadores.

La Enfermedad de Alzheimer se define como un envejecimiento prematuro del encéfalo, que eventualmente comienza a mediados de la edad adulta y luego progresa rápidamente hacia una perdida extrema de las capacidades.

Es a veces hereditaria, cuya incidencia aumenta con la edad, los factores de riesgos vascular (HTA, dislipidemias, síncopes) también son importantes. Otros factores de riesgo son el sedentarismo, baja escolaridad y la falta de actividades sociales.

La enfermedad de Alzheimer no tiene cura, pero los medicamentos ayudan a que la pérdida de memoria sea de forma paulatina, mejorando la calidad de vida tanto de quien la padece, como sus cuidadores. Se usan fármacos los que tienen un costo elevado y eficacia demostrada, pero limitada.

Las dietas ricas en ácidos grasos saturados y alcohol, y deficientes en antioxidantes y vitaminas, promueven el inicio de la enfermedad; las dietas ricas en ácidos grasos insaturados, vitaminas, antioxidantes, vino, curcumina y ciertas especias inhiben su inicio, al capturar radicales libres y prevenir el daño oxidativo.

Se debe considerar el consumo de aquellos alimentos con alto contenido en antioxidante, alto contenido en Omega 3 o suplementos que contengan esos nutrientes al igual que suplementos que aporten Fosfatidilcolina.

Abuso de alcohol y drogas, entre ellas medicamentos:

Es probable que el consumo de alcohol de una persona mayor sea el mismo que haya tenido a lo largo de su vida, pero debido a cambios fisiológicos su efecto es distinto y la embriaguez es mayor. El alcohol interactúa con otros fármacos, produciendo mayor riesgo de caídas y de problemas en la memoria.

Trastornos del sueño:

Dormir menos, puede ser normal en la vejez si es que la persona amanece descansada al día siguiente. Si se vuelve recurrente tener dificultades para quedarse dormido, despertar en medio de la noche y/o despertar muy temprano, y eso repercute en el estado al día siguiente, es mejor consultar.

Suicidio:

El suicidio en las personas mayores es más frecuente que en los adultos y adultos jóvenes, por lo que cobra relevancia poner atención sobre este tema.

Es muy importante que si su vida o la de otro está en riesgo pueda comunicarlo inmediatamente y/o asistir a la red de salud.

Algunas acciones que se pueden realizar para cuidar la salud mental:

  • Mantener la salud física: Esto va a contribuir a que mantenga su musculatura, fuerza y equilibrio, para evitar caídas y así conservar su independencia por más tiempo.
  • Cultivar relaciones afectivas: Participe de instancias sociales con otras personas mayores o personas de otras edades acorde a sus intereses. Algunas ideas son el voluntariado, juntas de vecinos, clubes de adultos mayores, talleres de la municipalidad, centros comunitarios, grupos en redes sociales, o grupos espirituales, del mundo político o social.
  • Tener un proyecto de vida: Haga actividades con propósito, que le den sentido a su vida. El motivo puede ser muy diverso. Piense en cosas que le interesan y dónde puede involucrarse, desde temas pequeños hasta grandes.

Recuerde que la vejez es una etapa para seguir viviendo, adaptándose o creando nuevos roles. Independiente de la edad, siempre se puede seguir contribuyendo desde distintas habilidades y potencialidades.


Referencias Bibliográficas:

  1. Guía Práctica Salud Mental y Bienestar para Personas Mayores Santiago de Chile, octubre 2021, http://www.senama.gob.cl/storage/docs/SD_OK_-2.pdf
  2. Centro de la Memoria, Clínica Las Condes, disponible en https://www.clinicalascondes.cl/CENTROS-Y-ESPECIALIDADES/Centros/Centro-de-Memoria
  3. Manual de Enfermedades Neurodegenerativas, Departamento CEPIP, Farmacias de Similares Chile. SA

«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior
Siguiente