¿Qué es y para qué sirven las proteínas?

Las proteínas son moléculas formadas básicamente por carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno.

La unidad base de la proteína, es el aminoácido. Por tanto, las proteínas son cadenas de aminoácidos que se pliegan adquiriendo una estructura tridimensional que les permite llevar a cabo miles de funciones. 

Las proteínas son el principal componente estructural y funcional de las células y tienen numerosas e importantes funciones dentro del organismo que van desde su papel catalítico (enzimas) hasta su función en la motilidad corporal (actina, miosina), pasando por su papel mecánico (elastina, colágeno), de transporte y almacén (hemoglobina, mioglobina, citocromos), protección (anticuerpos), reguladora (hormonas), etc.

Proteínas y ejercicio

El día de hoy, evaluaremos la importancia de las proteínas en la función de motilidad corporal, es decir, en el ejercicio.

El ejercicio físico regular incrementa las necesidades de proteínas debido a la contribución del catabolismo proteico al requerimiento de combustible del ejercicio y al balance nitrogenado negativo que resulta de la intensificación de los procesos que liberan energía en el transcurso de la actividad muscular. De ahí que una ingesta rica en carbohidratos y proteínas, antes y después del del ejercicio, reduzca el catabolismo durante el ejercicio y promueva un perfil hormonal más anabólico tras él.

En palabras simples, el carbohidrato es la energía para el ejercicio y la proteína potencia la actividad muscular y evita que nos destruyamos a nosotros mismos (recordemos que el ejercicio es catabólico)

Dentro de las funciones más conocidas de las proteínas en el ejercicio físico, encontramos:

  • Contractibilidad: Las proteínas están íntimamente relacionadas con la función de la actina y miosina, dos proteínas que permiten la contractibilidad muscular.
  • Desarrollo de la musculatura: Los aminoácidos promueven el desarrollo de la musculatura en conjunto al ejercicio físico; Para que haya crecimiento muscular debe existir una ingesta adecuada y personalizada de proteínas además de un estímulo mecánico (ejercicio físico). Es decir, no te crecerán los músculos si SOLO haces ejercicio, o SOLO comes proteína. Deben ser ambas.
  • Mantenimiento de la musculatura: Las proteínas ayudan a evitar que pierdas la musculatura que has ganado en tus entrenamientos, por eso, es fundamental aumentar su consumo en etapas de definición muscular y disminución de grasa corporal.
  • Aumentar la saciedad: Las proteínas son unas de los nutrientes más saciantes que hay en la naturaleza, es por eso por lo que podrían ayudarte en tu plan hipocalórico o de definición muscular.

Conclusiones

Es importante recalcar que un individuo sedentario también debe consumir proteínas porque recordemos que no solo sirven para la musculatura, también tiene funciones VITALES a su cargo, por lo cual es imprescindible consumirlas día a día a través de la dieta.

En cambio, en individuos que realizan ejercicio físico, su requerimiento proteico es mayor versus un usuario sedentario, es por eso que, en determinados casos, se debe evaluar la suplementación con proteínas, para potenciar su musculatura, fuerza y promover la disminución de grasa corporal.

Referencias

  • KRAUSE DIETOTERAPIA – 14° edición. Por L. Kathtleen Mahan, Janice L. Raymond
  • KRAUSE DIETOTERAPIA – 13° edición. Por L. Kathtleen Mahan, Sylvia Escott-Stump y Janice L. Raymond
  • La nutrición en la práctica deportiva: Adaptación de la pirámide nutricional a las características de la dieta del deportista (2001) – Por: Marcela González-Gross, Angel Gutiérrez, José Luis Mesa, Jonatan Ruiz-Ruiz, Manuel J. Castillo. Universidad de Granada. Archivos latinoamericanos de Nutrición
  • Estructura y propiedades de las proteínas. Por Máster María Victoria Luque Guillén. Documento disponible en el siguiente enlace: https://www.uv.es/tunon/pdf_doc/proteinas_09.pdf 
Anterior
Siguiente