Qué es un virus y cómo interactúan en el cuerpo humano

Durante las últimas semana ha habido un revuelo informativo sobre el coronavirus y su impacto en miles de personas. Sin embargo, es importante conocer la realidad de los virus y cómo es su funcionamiento en el cuerpo humano.

¿Qué es un virus?


En principio es necesario definirlos como pequeños pedazos de ARN (ácido ribonucleico) o ADN (ácido desoxirribonucleico), envueltos por unas cuantas proteínas: una molécula, arropada por otras que les permite proteger su material genético.

Esas proteínas de la envoltura del virus tienen una determinada forma, es decir, una estructura tridimensional. Los virus han evolucionado para reproducirse dentro de la célula que infectan,  ya que por sí solos no son capaces de hacerlo porque carecen de la maquinaria molecular necesaria. 
 
Es por ello que la vida de estos agentes inicia cuando la forma de esas proteínas que lo envuelven encaja con la de las proteínas del exterior de una célula.
 
En ese momento el virus, o al menos el ADN vírico, ingresa en esa célula hospedadora, que puede ser de un animal, de una planta, de un hongo o, incluso, de una bacteria.

De manera general los virus de ADN utilizan partes de la información del hospedero, así como también parte de su maquinaria celular.

El problema con esta estrategia es que la mayor parte de las células maduras del hospedero no están replicándose activamente, se encuentran reposando para ahorrar energía.

Los virus de ADN

Necesitan encontrar la manera de activar el motor de la célula hospedera o, alternativamente, traer consigo los aditamentos de aquellas partes celulares que no están activas cuando el virus entra. 

En este proceso nuestra célula es sobreexplotada por el virus y realiza miles o millones de copias del virus desatendiendo las labores habituales de una célula, las que serían favorables para nuestra vida cotidiana. Por tanto, además de replicarse desmedidamente, extenúa y frecuentemente destruye la célula hospedadora.

El cuerpo humano no se queda de brazos cruzados ya que existe un ejército preparado para destruir al enemigo. Una vez que los virus logran pasar las barreras físicas impuestas por la piel, éstos se enfrentan al sistema inmunológico innato y adaptativo.

El sistema inmunológico tiene cuatro armas:

1) Fagocitos

Son células blancas que patrullan los tejidos del cuerpo limpiándolo de basura, restos celulares e invasores.

2) Sistema complementario

Está conformado por aproximadamente veinte proteínas producidas en el hígado y que se encuentran en altas concentraciones en la sangre y los tejidos, éstas trabajan en conjunto para destruir a los invasores y para dar la señal de alarma a otros miembro del equipo del sistema inmune.

3) Sistema de alerta de interferones

Son proteínas producidas por las células que se unen a pequeños receptores (llaves) de la membrana celular y que sirven para alertar a la célula de que pronto será atacada por virus, en cuyo caso la célula infectada cometerá suicidio!

4) las células naturales asesinas

Estas células se encargan de destruir a todas las células que han sido infectadas por algún virus; el misterio es ¿cómo lo hacen? Al parecer hay señales a nivel molecular, como los interferones, que les indican algo como “mátame porque estoy infectas”.
 
Es importante destacar que por culpa de su ilógica dinámica de crecimiento, estarían condenados a extinguirse en el primer cuerpo que infectan, al explotarlo hasta su muerte. Pero generalmente, antes de que eso ocurra, los virus saltan a otro cuerpo, se contagian.
 
Cabe señalar que los virus no pueden ingresar en todas las células. En primer lugar, los virus solo saben infectar a una especie (son especie-específicos). Esta exclusividad perdura hasta que su ADN muta produciendo modificaciones en sus proteínas externas que pasan a encajar con distintas cerraduras.
 
Aunque todavía queda mucho por descubrir, seguramente la cerradura que emplea el coronavirus sea una proteína que no se encuentra en la membrana que rodea nuestras células del páncreas, por ejemplo, pero abunda en las células que forman el tracto respiratorio.
 
Los virus son la mínima expresión de la capacidad de reproducirse, eso sí por cuenta ajena. Por ser solamente un fragmento de ADN se consideran un trozo de química suelto, pero como saben copiarse quizá son también biología.

Coméntanos tu opinión y si te gustó nuestro contenido ¡compártelo en tus redes sociales!


Referencias:

«Elsevier Connect, (2019). Inmunidad contra los virus y sus mecanismos de evasión. Consultado de https://www.elsevier.com/es-es/connect/medicina/inmunidad-contra-los-virus-y-sus-mecanismos-de-evasion«

«Diego Santiago Alarcón, ¿Qué son los virus y cómo funcionan?. Consultado de https://www.inecol.mx/inecol/index.php/es/ct-menu-item-25/ct-menu-item-27/17-ciencia-hoy/436-que-son-los-virus-y-como-funcionan«


«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior
Siguiente