Pie diabético, ¿Cómo prevenirlo?

La diabetes mellitus es una enfermedad en la que los niveles de glucosa o azúcar en la sangre son altos y variables. La diabetes mellitus podría ser una enfermedad peligrosa si no se controla con eficacia, de ser así puede traer otras complicaciones para la salud, como problemas en la visión, riñones, daños en las encías, problemas en los nervios lo que se denomina neuropatía diabética, resequedad en la piel y el llamado pie diabético.

En el inicio de este blog, te contaremos sobre una complicación que genera amputación en un 50% de la población mundial, los cuales no están asociados a traumatismos: como es el pie diabético.

¿Qué es el pie diabético?

El pie diabético consiste en un daño progresivo que puede provocar problemas en las arterias periféricas, las cuales son las encargadas de irrigar el pie. Esto puede generar problemas sensoriales, úlceras en la planta y resequedad de la piel.

Todos estos daños pueden presentarse sin sentir dolor, por ende, el problema puede aumentar su gravedad, ya que el afectado no se dará cuenta de que tiene una lesión. De ahí la importancia de tener mayor cuidado con los pies y mantener en control la enfermedad.

Algunos de sus síntomas son: calambres que se ven agravados por la noche, hormigueos y en algunas ocasiones dolor que puede ser muy intenso y con aumentos anormales y dolorosos de la sensibilidad en los pies.

El pie diabético no necesariamente ocurre en todos los pacientes con diabetes, pero es sumamente recomendable que los pacientes diabéticos estén alertas.

¿Cómo puedo prevenirlo?

Es importante el cuidado de los pies si padeces diabetes, por lo que debes usar un calzado cómodo, sin costuras gruesas en el interior o plantillas ortopédicas con corrección de deformidades o cubierta blanda. Los calcetines también son importantes, estos deben ser sin costuras gruesas y telas que permitan la ventilación en los pies sin dañar la piel.  

El cuidado de las uñas también es muy importante, por lo que debes cortarlas de manera recta y sobre todo evitar cortarlas mucho. Si tenemos problemas de la vista es importante solicitar ayuda a alguien o hacerlo con muy buena iluminación, ideal cortarlas después del lavado, ya que esta acción facilitara el corte. Todas estas medidas son para prevención de heridas o uñas encarnadas.

Jamás debes andar con los pies descalzos, ideal evitar mojarlos o humedecerlos por largo tiempo, no utilizar limas o removedores de callos metálicos, evita la exposición a altas temperaturas, como estufas, guateros o calientacamas, tener precaución con la temperatura del agua, y mantener los pies muy hidratados, ya que la resequedad puede generar heridas.

Es importante saber cuáles son los tratamientos que se realizan cuando tenemos una lesión o estamos en riesgo de una. Lo primero es evitar el surgimiento de una úlcera (heridas en la piel que pueden ser resultado de una infección, inmovilidad o trastornos en los vasos sanguíneos). Lo primero que se debe hacer es curar las lesiones y prevenir que estos episodios vuelvan a ocurrir. Las curaciones o cuidados deben ser otorgados en el servicio de salud o por profesionales competentes.

Con esto podemos ver que la diabetes no solo es una enfermedad asociada a altos niveles de glucosa en la sangre, sino que puede conllevar a diferentes problemas de salud asociados. Por eso es importante asistir a controles médicos, ingerir correctamente tu medicación, todo esto en conjunto a cambios en los hábitos alimentarios y realizar actividad física.

Recuerda que, si tienes dudas, acude siempre a algún profesional idóneo que te pueda orientar, no te automediques ni auto diagnostiques.


Referencias Bibliográficas:


«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior
Siguiente