Micronutrientes para reforzar el sistema inmunológico

Micronutrientes para reforzar el sistema inmunológico

El sistema inmunológico es la defensa del cuerpo ante organismos infecciosos y otros invasores. Mediante una serie de pasos llamados “respuesta inmune”, el sistema inmunológico ataca a los organismos y las sustancias que invaden los sistemas del cuerpo y que causan las enfermedades.

El sistema inmunológico se compone de una red de células, tejidos y órganos que trabajan en conjunto para proteger al cuerpo. Las células mencionadas son glóbulos blancos o leucocitos, que se combinan para encontrar y destruir las sustancias u organismos que causan las enfermedades.

Existen dos tipos básicos de leucocitos:

Fagocitos: Son células que destruyen a los organismos invasores.

Linfocitos: Son células que permiten al cuerpo recordar y reconocer a los invasores anteriores y ayudan a destruirlos.

Cuando sustancias extrañas invaden el cuerpo, varios tipos de células trabajan de forma conjunta para reconocerlos y responder a la amenaza. Estas células inducen a los linfocitos B a producir anticuerpos, siendo proteínas especializadas que atrapan antígenos determinados.

El sistema inmunológico se puede ver afectado por enfermedades como cáncer, desnutrición, diabetes, enfermedades congénitas, reposo prolongado, estrés, como también por el uso inadecuado de esteroides, ya que estos disminuyen las defensas del cuerpo.

La mejor forma de ayudar a nuestro sistema inmune es:

  • Mantener una alimentación saludable.
  • Evitar el sobrepeso.
  • Realizar ejercicio: el sistema inmunológico no funciona igual en una persona sedentaria.
  • Dormir 8 horas diarias.
  • Controlar el estrés.

Micronutrientes y sistema inmune

Las vitaminas y minerales (micronutrientes) se requieren en pequeñas cantidades diariamente y están involucrados en prácticamente todos los procesos metabólicos y de desarrollo para el funcionamiento normal del organismo. Existen diversas vitaminas y oligoelementos que son esenciales para el funcionamiento normal del sistema inmunológico:

La vitamina A

Se ha visto su intervención en los mecanismos de defensa, sobre todo el efecto del betacaroteno sobre el sistema inmunitario. Su fuente alimentaria son los huevos, la carne, la leche fortificada, el queso, la crema de leche, el hígado, el riñón y el bacalao.

vitamina E

Es esencial para el correcto funcionamiento del sistema inmunitario. Aumenta la resistencia a padecer ciertas enfermedades infecciosas. Su fuente alimentaria son los aceites vegetales como aceites de germen de trigo y girasol, frutos secos, semillas y hortalizas de hojas verdes como espinaca y brócoli.

La vitamina C

Afecta algunos parámetros del sistema inmunitario, su deficiencia puede producir un aumento en la susceptibilidad a sufrir infecciones, sobre todo a nivel del tracto respiratorio superior. Su fuente alimentaria corresponde a frutas cítricas y sus jugos, así como pimientos rojos, pimientos verdes y kiwi. También la encontramos en frutas y verduras, como brócoli, fresas, melón, papas horneadas y tomates.

Cuando existe carencia de vitaminas B6 y B12

Se produce una disminución a la respuesta de los linfocitos. Las fuentes alimentarias de la vitamina B6 son el atún, salmón, plátano, legumbres, carne de res, de cerdo y de ave, las nueces, granos enteros y cereales fortificados. Las fuentes de vitamina B12 son el hígado de vacuno, almejas, pescado, carne de vacuno, carne de ave, huevos, leche y otros productos lácteos.

La vitamina D

Actúa como inmunomodulador y antioxidante. Tiene un papel importante en las enfermedades cardiovasculares crónicas y la diabetes mellitus. Sus fuentes alimentarias son: pescados grasos como el salmón, el atún y alimentos fortificados en vitamina D como leche y cereales.

La deficiencia de hierro

Origina un fallo en los mecanismos de defensa del individuo. Son fuentes alimentarias de hierro: las legumbres secas, frutas deshidratadas, huevos (especialmente las yemas), cereales fortificados con hierro, hígado, carne roja y magra (especialmente la carne de res), ostras, carne de aves, carnes rojas oscuras.

El zinc

Es un elemento traza esencial que influye en el crecimiento. Afecta al desarrollo y la integridad del sistema inmune. Sus fuentes alimentarias son: carnes rojas, carnes de ave, ostras y otros mariscos, cereales fortificados, frijoles, frutos secos, cereales, integrales y productos lácteos.

El cobre

Es un micronutriente esencial para el desarrollo, crecimiento y mantenimiento del sistema inmunitario. Sus fuentes alimentarias son las ostras y otros mariscos, los granos enteros, las legumbres, las nueces, las papas, las vísceras, las verduras de hoja oscura, las frutas deshidratadas como ciruelas, el cacao, la pimienta negra y la levadura.

Para que el sistema inmunológico funcione de forma adecuada, necesita los micronutrientes que se obtienen de una alimentación balanceada, ya que aporta vitaminas, minerales y antioxidantes.

Si nuestra alimentación es balanceada, el sistema inmunológico estará fortalecido y será capaz tanto de defendernos de virus y bacterias y posiblemente también de disminuir la intensidad de las enfermedades infecciosas que se presenten.

Se recomienda evitar el consumo de alimentos procesados (azúcar, carnes procesadas, harinas blancas, grasas saturadas) ya que, al consumirlos, se dejan de lado los alimentos saludables y que sí aportan al sistema inmune. Además, estos alimentos procesados producen inflamación en el organismo, lo que perjudica la respuesta inmunitaria.


Referencias Bibliográficas:

  1. Sistema inmunológico, Rady childrens, Hospital San Diego, noviembre de 2009, disponible en https://www.rchsd.org/health-articles/sistema-inmunolgico/
  2. Hospital clínica bíblica, San José Costa Rica, septiembre 2014, disponible en https://www.clinicabiblica.com/es/pacientes/noticias/1656-el-estres-debilita-su-sistema-inmunologico#:~:text=Este%20importante%20mecanismo%20de%20defensa,disminuyen%20las%20defensas%20del%20cuerpo.
  3. Revista de nutrición clínica y metabolismo, Revista de la asociación colombiana de Nutrición Clínica, Micronutrientes, inmunidad y COVID-19: Una revisión narrativa, diciembre 2020, disponible https://revistanutricionclinicametabolismo.org/public/site/184_Revision_Restrepo.pdf

«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior
Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *