Los riesgos de contraer coronavirus durante el embarazo

Aunque no hay mayor información sobre los efectos del COVID-19 en mujeres embarazadas, las investigaciones realizadas sugieren que no es posible que la madre le transmita la enfermedad al feto durante el embarazo.

De forma tal que en un estudio publicado recientemente en The Lancet se utilizó como muestra a nueve mujeres embarazadas infectadas en Wuhan, todos los recién nacidos dieron negativo en coronavirus y no hubo rastros del virus en el líquido amniótico de la madre, la sangre del cordón umbilical o la leche materna.
 
Además, recientemente en España una mujer afectada por el virus ha dado a luz a un bebé sano, aunque de forma prematura.
 
La mayoría de las mujeres embarazadas son jóvenes y presentan un buen estado de salud, por lo que tienen menos probabilidades de verse afectadas de gravedad (sin duda, una buena noticia).
 
En cualquier caso, también se debe atender al estado del bebé, lo cual puede complicar ligeramente la situación.

Embarazo y Coronavirus

Mientras tanto las mujeres embarazadas suelen ser más susceptibles a los virus que provocan problemas respiratorios, como la gripe. Esto se debe a que su sistema inmune se ve debilitado, sus pulmones se comprimen y precisan de niveles de oxígeno más elevados.
 
No obstante, no parece ser el caso del COVID-19. Un análisis realizado a 147 mujeres que padecían la enfermedad arrojó que solo el 8 % experimentaba consecuencias graves, mientras que el 1 % se encontraba en estado crítico, cifras más bajas que la media mundial.
 
Desde otro punto de vista, los hombres se ven perjudicados en un mayor grado que las mujeres por el COVID-19, a lo que se suma que estas tienen una menor probabilidad de enfermar de gravedad y fallecer.

Hasta la fecha, las cifras de mortalidad se sitúan en un 1,7 % en el caso de las mujeres y en un 2,8 % en el de los hombres.
 
Sin embargo, el avance de la pandemia podría producir la alteración de estos datos. Las mujeres conforman la mayoría del tejido sanitario, mientras que las redes de cuidados permanecen en contacto, por lo general, con más gente enferma.

¿La Vacuna representa algún riesgo?


Por consiguiente, cuando se acerque la temporada en la que la gripe estacional se manifiesta con mayor intensidad, procure vacunarse, ya que es una medida que aporta seguridad durante el embarazo.
 
La vacuna no entraña riesgo alguno para la salud del bebé. Si bien no ofrecerá protección frente al COVID-19, sí lo hará contra la gripe, la cual puede ser especialmente perjudicial durante el embarazo.
 
Lo último que cualquier desearía sería tener que pasar la gripe y el COVID-19 al mismo tiempo.

Pero de encontrarse confinada en casa a petición de las autoridades o padece la enfermedad, contacte con su obstetra y siga sus recomendaciones. Además:

-Se deberá avisar al centro que controle el embarazo de que se encuentra en situación de aislamiento.
 
-Deberá avisar al centro correspondiente antes de acudir a las citas programadas.
 
-Se le recomendará no acudir a urgencias si no es estrictamente necesario. En este caso, se avisará de la situación de embarazo antes de acudir.

Por ello, y ante la evidencia actual, se recomienda el mantenimiento de la lactancia materna desde el nacimiento, siempre que las condiciones clínicas del recién nacido y su madre así lo permitan.
 
«La decisión final sobre el tipo de alimentación del recién nacido deberá consensuar entre la paciente y el equipo tratante, en base a los conocimientos científicos de cada momento y el estado de salud de la madre y el recién nacido»
 
Finalmente, y aún no existiendo datos suficientes para hacer una recomendación en firme sobre el amamantamiento en el caso de mujeres infectadas por SARS-CoV-2, es importante señalar que la lactancia materna otorga muchos beneficios como el potencial paso de anticuerpos madre-hijo frente al SARS-CoV-2.
 

En conclusión


Por ello, y ante la evidencia actual, se recomienda el mantenimiento de la lactancia materna desde el nacimiento, siempre que las condiciones clínicas del recién nacido y su madre así lo permitan.
 
La decisión final sobre el tipo de alimentación del recién nacido deberá consensuar entre la paciente y el equipo tratante, en base a los conocimientos científicos de cada momento y el estado de salud de la madre y el recién nacido
 
Si te interesó el tema y quieres opinar puedes aportarnos tu comentario en la parte inferior. También te invitamos a compartir esta entrada en tus redes sociales.


Referencias:

«Centro Cochrane Iberoamericano, (2020). ¿Qué riesgo tienen las mujeres embarazadas que forman parte del personal sanitario ante el coronavirus SAR-CoV-2?. Consutaldo de https://es.cochrane.org/es/recursos/evidencias-covid-19/%C2%BFqu%C3%A9-riesgo-tienen-las-mujeres-embarazadas-que-forman-parte-del«

«The Convertation, (2020). ¿Cómo afecta el coronavirus a las embarazadas?. Consultado de https://theconversation.com/como-afecta-el-coronavirus-a-las-embarazadas-133941«


«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Adriana González
Anterior
Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *