La sal ¿El enemigo de la hipertensión?

La hipertensión, también conocida como tensión arterial alta o elevada, es un trastorno en el que
los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos. Cada vez
que el corazón late, bombea sangre a los vasos, que llevan la sangre a todas las partes del cuerpo.
La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser
bombeada por el corazón. Cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el
corazón para bombear

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica controlable, multifactorial que disminuye tanto
la calidad como la expectativa de vida de las personas, siendo responsable del 7.7% del total de
años de vida saludables perdidos por mortalidad prematura o discapacidad en Chile.

Ingesta de sal e hipertensión

Diversos estudios nacionales e internacionales han relacionado el consumo de sal con la presión
arterial, siendo concisos al destacar que mientras más bajo es el consumo de cloruro de sodio (la
sal de mesa), menor es la presión de los sujetos en estudio y mientras más alto es el consumo de
sal, mayor es la presión de los estudiados.

Situación en Chile

La OMS recomienda un consumo inferior a 5 gramos de sal al día para un adulto, ya que esto
contribuye a disminuir la tensión arterial y el riesgo de enfermedad cardiovascular, accidente
cerebrovascular e infarto de miocardio. El principal beneficio de reducir la ingesta de sal es la
correspondiente disminución de la hipertensión arterial.

Lamentablemente en nuestro país, el 98% de los chilenos consume sal de mesa, y el consumo total
diario alcanza desde 9 a 12 gramos de sal por día, lo que dobla la recomendación de la OMS.

Por lo leído hasta ahora, es claro pensar que debemos disminuir el consumo de sal para mejorar
nuestra salud y evitar la aparición de la hipertensión, pero este no es el único factor que interviene
en nuestra presión arterial.

Potasio y su relevancia en la presión arterial

El potasio es un mineral esencial para el buen funcionamiento del cuerpo, para el mantenimiento
del volumen total de líquido en el organismo, el equilibrio acido-básico y electrolítico, así como
para el funcionamiento normal de las células. Además, está comprobado que una dieta rica en
potasio ayuda a contrarrestar los efectos nocivos de la sal sobre la presión arterial. Lo
encontramos abundantemente en frutas, verduras, legumbres y frutos secos.

El problema radica en que la alimentación chilena actual, está compuesta principalmente por
alimentos procesados y escaso consumo de frutas y verduras. El ministerio de Salud recomienda
comer dos platos de verduras y 3 frutas al día, y esto es una conducta difícil de encontrar en la
vida nacional actual.

El consumo reducido de potasio es un tópico de gran interés en el desarrollo de hipertensión; de
hecho, el déficit de potasio aumenta las cifras de presión arterial y la administración oral de

suplementos de potasio a pacientes hipertensos disminuye sus valores. El aumento de la ingesta
de potasio tiene un significativo efecto antihipertensivo y potencia la reducción de la presión
arterial lograda con la disminución del consumo de sodio.

Recomendaciones para evitar la hipertensión

Conociendo estas circunstancias y el beneficio y perjuicio de cada integrante nutricional de esta
enfermedad, veamos algunas recomendaciones generales para evitar la aparición de hipertensión
y controlarla en quienes ya la padecen:

  • Disminuir al mínimo el consumo de alimentos procesados: Jamón, salame, queso, tocino, tentempiés salados (maní con sal, papitas fritas envasadas). Fideos y sopas instantáneas.
  • Preferir los alimentos de origen natural y las preparaciones culinarias caseras con verduras y legumbres frescas.
  • Lavar los productos enlatados antes de consumirlos. Si vas a consumir algún pescado o verdura enlatada, no olvides lavarla bajo un chorro de agua para quitar el exceso de sal.
  • Evita los aderezos tipo: Salsa de soya, salsa teriyaki o salsa de tomate envasada. Intenta hacer tus propias salsas naturales, para una versión baja en sodio.
  • Trata de comprar alimentos frescos o congelados sin sal añadida. Fíjate en las etiquetas.
  • Aumenta tu consumo diario de frutas y verduras. No dejes las verduras solo para elalmuerzo, puedes agregarlas en cualquier momento del día (puedes ponerle lechuga y/o tomate al pan del desayuno).

Siguiendo estas pequeñas recomendaciones, mejorarás tu presión arterial y de paso, potenciarás tu salud general. Está en nuestras manos la prevención de la hipertensión arterial, recordemos siempre que es una enfermedad crónica, es decir, si aparece, será un mal amigo que nos acompañará para siempre.

Ante cualquier duda, consulte a su médico.


Referencias Bibliográficas:

Ministerio de Salud – Guía de Práctica Clínica – Problema de Salud AUGE N°21 (Hipertensión arterial). Material disponible en el siguiente enlace: https://diprece.minsal.cl/garantias-explicitas-en-salud-auge-o-ges/guias-de-practica-clinica/hipertension-arterial-primaria-o-esencial-en-personas-de-15-anos-y-mas/descripcion-y-epidemiologia/#:~:text=La%20hipertensi%C3%B3n%20arterial%20(HTA,discapacidad%20en%20Chile%20%5B1%5D.

Sal e hipertensión arterial (2009) – Por Gloria Valdés – Revista Chilena de cardiología, Departamento de Nefrología, Escuela de Medicina, Pontificia Universidad Católica. Artículo disponible en el siguiente enlace web: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-85602009000100013

Organización Mundial de la Salud (OMS) – Temas de salud, Hipertensión. Disponible en siguiente enlace web: https://www.who.int/topics/hypertension/es/

Organización Mundial de la Salud (OMS) – Disminuir el consumo de sal (2020). Recomendaciones y generalidades disponibles en sitio web oficial: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/salt-reduction

Sodio, potasio e hipertensión arterial (2010). Por Dr. Carlos Zehnder. Unidad de Nefrología. Departamento de Medicina Interna. Clínica Las Condes. Revisión médica disponible en el siguiente enlace: http://www.clc.cl/clcprod/media/contenidos/pdf/MED_21_4/02_Dr_Zehner.pdf

Relación entre la ingesta de sal y la presión arterial en pacientes hipertensos (2016). Por Lucía Navas Santos, Cristina Nolasco Monterroso, Cristina Elena Carmona Moriel. Hospital Universitario Reina Sofía, España. Disponible en el siguiente enlace web: http://scielo.isciii.es/pdf/enefro/v19n1/03_original2.pdf


«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior
Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *