La influenza: sus síntomas y cómo prevenirla

La influenza es una infección viral que ataca el sistema respiratorio, la nariz, la garganta y los pulmones. También se conoce como gripe, pero es diferente a los virus del estómago que causan diarrea y vómitos.

En la mayoría de las personas, la influenza desaparece por sí sola. Pero a veces esta enfermedad y sus complicaciones pueden ser mortales.

Diferencias entre la influenza y el resfriado

La influenza es diferente al resfriado. Por lo general, comienza de repente. Los síntomas más comunes son:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Secreción o congestión nasal
  • Dolores musculares
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga (cansancio)

El virus se transmite con facilidad de una persona a otra a través de gotículas y pequeñas partículas expulsadas con la tos o los estornudos. La influenza suele propagarse rápidamente en forma de epidemias estacionales.
 
La mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, en niños pequeños, personas de edad y personas aquejadas de otras afecciones médicas graves, la infección puede conllevar graves complicaciones de la enfermedad subyacente, provocar neumonía o causar la muerte.

Tipos de virus

Hay cuatro tipos de virus de la gripe estacional: A, B, C y D. Los causantes de las epidemias estacionales son los virus gripales de tipo A y B.

1) Virus de la gripe A:

Se clasifican en subtipos en función de las combinaciones de dos proteínas de su superficie: la hemaglutinina (HA) y la neuraminidasa (NA). Los subtipos actualmente circulantes en el ser humano son el A(H1N1) y el A(H3N2). 

El A(H1N1) también se conoce como A(H1N1)pdm09, pues fue el causante de la pandemia de 2009 y posteriormente sustituyó al virus de la gripe estacional A(H1N1) que circulaba hasta entonces. Todas las pandemias conocidas han sido causadas por virus gripales de tipo A.

2) Virus de tipo B:

No se clasifican en subtipos, pero los circulantes actualmente pueden dividirse en dos linajes B/Yamagata y B/Victoria.

3) Virus de tipo C:

Se detectan con menos frecuencia y suelen causar infecciones leves, por lo que carecen de importancia desde el punto de vista de la salud pública.

4) Virus de tipo D:

Afectan principalmente al ganado y no parecen ser causa de infección ni enfermedad en el ser humano.

¿Cómo prevenir la influenza?

La forma más eficaz de prevenir la enfermedad es la vacunación. Hay vacunas seguras y eficaces que se vienen utilizando desde hace más de 60 años.

La inmunidad de origen vacunal se atenúa con el tiempo, por lo que se recomienda la vacunación anual. Las más utilizadas en el mundo son las vacunas inyectables con virus inactivados.

En los adultos sanos, la vacunación antigripal es protectora, incluso cuando los virus circulantes no
coinciden exactamente con los virus vacunales. 
 
No obstante, en los ancianos la vacunación puede ser menos eficaz para prevenir la enfermedad, aunque reduce la gravedad de la enfermedad y la incidencia de complicaciones y muertes. La vacunación es especialmente importante en personas con alto riesgo y en quienes las atienden o viven con ellas.

Además de la vacunación y el tratamiento antivírico, la gestión desde el punto de vista de la salud pública incluye medidas de protección personal, como:

  • Lavarse las manos frecuentemente y secarlas bien.
  • Mantener una buena higiene respiratoria, cubriéndose la boca y la nariz al toser o estornudar con pañuelos y desechalos correctamente.
  • Autoaislarse rápidamente en caso de malestar, fiebre u otros síntomas gripales.
  • Evitar el contacto con personas enfermas.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

¿Te interesó el tema de la influenza? Ayuda a otros a conocer este y otras publicaciones acerca de la enfermedad compartiendo este blog. También puedes comentar y suscribirte para recibir información de valor.


Referencias:

«Health, (2007). Lo que todos deberían saber sobre la influenza y la vacuna de la influenza. Consultado de https://www.health.ny.gov/es/diseases/communicable/influenza/fact_sheet.htm«

«Personal Editorial de FamilyDoctor, (2019). Cómo prevenir la influenza. Consultado de https://es.familydoctor.org/como-prevenir-la-influenza/«


«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Adriana González
Anterior
Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *