Estreñimiento, un padecimiento que debes atender

El estreñimiento es un grave problema en todo el mundo. Su prevalencia exacta es difícil de determinar porque solo una minoría de los pacientes que sufren estreñimiento busca atención médica.

El estreñimiento tiene un considerable impacto sobre la calidad de vida y contribuye a la carga económica de la atención médica. El sexo femenino en los adultos, la edad avanzada, un índice de masa corporal elevado y el bajo nivel socioeconómico parecen estar asociados con una mayor prevalencia de estreñimiento.

Causas

El estreñimiento se define como la dificultad con la defecación por disminución de la frecuencia o disquecia (evacuaciones dolorosas, difíciles o incompletas). La frecuencia normal de deposiciones puede variar de tres veces al día a tres veces a la semana.

Las causas del estreñimiento son variadas y pueden ser multifactoriales, entre lo más común se ha citado la ingesta insuficiente de fibra como el principal responsable. Las causas que tienen que ver con el estilo de vida y dieta, es decir, no patológicas, son las siguientes:

  • Falta de fibra en la dieta
  • Bajas calorías totales e ingesta de líquidos
  • Suplementos de hierro y calcio Falta de ejercicio Inmovilidad
  • Abuso de laxantes
  • Aplazamiento de la urgencia para defecar

Envejecimiento y estreñimiento

Los cambios fisiológicos distintivos que afectan a la motilidad del colon y que aparecen en las personas mayores, consisten en disfunción mientérica, reducción de impulsos nerviosos inhibidores a la capa muscular del colon y aumento de la unión de endorfinas plasmáticas a los receptores intestinales.

Otros cambios relacionados con la edad son disminución de presión del esfínter anal o degeneración del esfínter anal interno y pérdida de elasticidad de la pared rectal. El estreñimiento también está causado por algunos medicamentos que se usan frecuentemente en personas mayores como opioides y antidepresivos, que realmente enlentecen el tránsito intestinal. Los diuréticos pueden producir disminución de humedad de las heces, otro factor que contribuye al estreñimiento.

Tratamiento

Una entrevista meticulosa es muy útil a la hora de descartar un estreñimiento secundario a medicamentos u otra enfermedad médica subyacente. Una vez hecho esto, el primer enfoque para tratar el estreñimiento leve y funcional es asegurar una ingesta adecuada de fibra dietética y líquidos, ejercicio físico y prestar atención a la necesidad de defecar.

A los pacientes que dependen de los laxantes se les anima a utilizar productos más suaves, reduciendo la dosis hasta que se completa la retirada. Cuando el estreñimiento persiste a pesar de las modificaciones del estilo de vida y de la dieta, pueden prescribirse medicamentos que promueven las defecaciones regulares.

El principal tratamiento nutricional del estreñimiento en personas sanas es el consumo de cantidades adecuadas de líquidos y fibra dietética, soluble e insoluble. La fibra aumenta el líquido de las heces del colon, la masa microbiana (que representa del 60 al 70% del peso de las heces), el peso y la frecuencia de las heces, y la velocidad de tránsito del colon. Con una ingesta adecuada de líquidos, la fibra puede reblandecer las heces y hacerlas más fáciles de evacuar. Las ingestas dietéticas de referencia (IDR) recomiendan el consumo de 14 g de fibra dietética por 1.000 kcal, o 25 g para las mujeres adultas y 38 g para los hombres adultos

La fibra puede ser proporcionada en forma de cereales integrales, frutas, verduras, legumbres, semillas y frutos secos.

Tips para evitar el estreñimiento

  • Aumente el consumo de panes, cereales y otros productos integrales de 6 a 11 porciones al día. 
  • Aumente el consumo de verduras, legumbres, frutas, frutos secos y semillas comestibles de 5 a 8 porciones al día.
  • Consuma cereales, granolas y legumbres ricos en fibra para conseguir una ingesta de fibra de 25 g en las mujeres o 38 g en los hombres o más al día. 4.
  • Aumente el consumo de líquidos a por lo menos 2 litros al día (esto es tremendamente importante, ya que, si aumentamos el consumo de fibra sin agua, podemos generar un efecto “tapón” intestinal lo que agravará la constipación).

Recuerda que si tienes dudas acude siempre a algún profesional idóneo que te pueda orientar, no te automediques ni autodiagnostiques.


Referencias Bibliográficas:

Krause Dietoterapia 14° Edición – Por L. Kathleen Mahan & Janice L. Raymond. Editorial Elsevier.


«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior
Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *