Diabetes en la tercera edad

La presencia de diabetes mellitus en personas mayores de 65 años es muy elevada: entre un 10% y un 18% de la población presentan esta enfermedad. Cuando hablamos de diabetes en la tercera edad nos estamos refiriendo a dos situaciones distintas:

  1. Las personas con diabetes conocida anteriormente y que actualmente han pasado la barrera de los 65 años.   
  2. . Las personas a las que se les diagnostica la enfermedad por primera vez después de los 65 años.

El primer grupo ya lleva, generalmente, años de evolución de la enfermedad y conocen o deberían conocer las cosas más relevantes de su enfermedad sin embargo, aquellas personas en las que el diagnóstico es reciente deben intentar aprender (dentro de sus posibilidades) todo lo relacionado con ella. 
 
La diabetes que aparece en la tercera edad fundamentalmente es una diabetes tipo 2. Suele ser una diabetes de instauración lenta y solapada, que produce muy poca sintomatología y que, en muchas ocasiones, se asocia a obesidad. 
 
Aunque puede presentarse con los síntomas típicos (poliuria, polidipsia y polifagia), las formas más frecuentes de presentación suelen ser:

  • Descubrimiento ocasional, al realizar una análisis de rutina o previa a alguna intervención quirúrgica.
  • Presencia de síntomas más inespecíficos (cansancio, dejadez, picores en la zona genital).

¿Cómo se debe plantear el tratamiento en la tercera edad?

Las personas de la tercera edad con diabetes precisan, en general, las mismas medidas que las personas jóvenes que tienen diabetes. Es decir, el seguimiento de una dieta adecuada, la realización de ejercicio de forma regular (si es posible), tratamiento farmacológico adecuado a su situación metabólica (antidiabéticos orales o insulina) y educación diabetológica.
 
Ahora bien, las personas mayores presentan una serie de peculiaridades que no se deben olvidar:
 
Es imprescindible tener en cuenta los condicionantes físicos, psíquicos, familiares y sociales que tienen este grupo de personas. Hay una serie de factores importantes a considerar antes de instaurar cualquier tipo de tratamiento:

Calidad de vida

Problemas de salud coexistente. Por una parte, las personas mayores presentan con frecuencia situaciones que dificultan la comunicación y el cumplimiento terapéutico: disminución de la agudeza visual, dificultades en la audición, limitaciones para la movilidad, pérdida de memoria, enlentecimiento psíquico, demencia senil, entre otros.
 
Por otra parte, la existencia de otras patologías que requieren tratamientos farmacológicos múltiples que, en ocasiones, incidirán en el control metabólico (por producir hiperglucemias o enmascarar una hipoglucemia) o dificultan e cumplimiento.
 
En las personas mayores el mantenimiento de unas cifras de glucemia lo más parecidas posible a la normalidad debe ser cuidadosamente valorado e individualizado, puesto que en este grupo de edad los episodios hipoglucémicos hay que evitarlos a toda costa y existe “menor” necesidad de prevenir consecuencias tardías de la diabetes puesto que la expectativa de vida es menor.

La dieta

La dieta constituye la parte fundamental del tratamiento y la mayor parte de las personas de la tercera edad con diabetes pueden controlarse solo con dieta.
 
A veces, suele bastar con evitar los azúcares simples, que por su absorción rápida producen hipoglucemias bruscas, restringir las grasas animales ricas en ácidos grasos saturados y aconsejar un adecuado aporte de fibra vegetal.

Se debe hacer hincapié en utilizar una alimentación variada, aconsejando evitar las dietas monótonas que frecuentemente realizan las personas mayores por motivos físicos, familiares o sociales y que suelen conducir a hipoglucemias, carencias vitamínicas y minerales.
 
Es aconsejable un ejercicio físico regular y adaptado a las posibilidades de cada persona. Junto con la dieta, debe formar parte del primer eslabón terapéutico en la mayoría de las personas con diabetes. 
 
El ejercicio físico influye positivamente en el control metabólico y, en otros factores de riesgo cardiovascular como la dislipemia y la hipertensión arterial.

Qué considerar en personas de la tercera edad que padecen diabetes:

  • El riesgo de hipoglucemia debe minimizarse.
  • Se debe seleccionar del calzado adecuado. Frecuentemente las personas mayores tienen pies de riesgo, por lo que no se deben olvidar las medidas encaminadas a evitar lesiones en el pie. 
  • La intensidad del ejercicio debe estar en relación con las condiciones físicas de la persona.

¿Te fue útil la información? Regálanos un comentario o si deseas compártelo en tus redes sociales.


Referencias o bibliografías consultadas

«Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento, (2019). La diabetes en las personas mayores. Consultado de https://www.nia.nih.gov/health/diabetes-personas-mayores«

» Mónica Pérez Ríos, Alberto Ruano Raviña, (2018). La alimentación de los ancianos diabéticos. Consultado de https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-la-alimentacion-ancianos-diabeticos-13057218


«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Adriana González
Anterior
Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *