Déficit nutricional en el adulto mayor

Déficit nutricional en el adulto mayor

Con el paso del tiempo, naturalmente se producen cambios en todos los organismos vivos. Los más evidentes son los cambios anatómicos, pero los más importantes son los cambios fisiológicos, es decir, los cambios que se manifiestan en el funcionamiento de los órganos y sistemas de nuestro organismo.

 Algunos de estos cambios se detallan a continuación:

  • En relación con la composición corporal, existe una disminución en la masa muscular y sus funciones (fuerza muscular), a esto se le denomina sarcopenia, lo que puede afectar considerablemente a la calidad de vida del adulto mayor, al reducir su movilidad y aumentar el riesgo de caídas.
  • Las alteraciones en el sentido del gusto, del olfato y del tacto también están relacionadas con la edad y pueden conducir a pérdida de apetito, elección inadecuada de alimentos y baja ingesta alimentaria.
  • Alteraciones en la vista y oído: Estos cambios tienen lugar lentamente a lo largo del tiempo, y quien lo sufre puede no ser consciente de su pérdida.
  • La respuesta inmunitaria se torna más lenta y menos eficiente. Es probable que dependan de factores medioambientales y de formas de vida que afectan a la función inmunitaria global.
  •  La pérdida de dientes, el uso de prótesis dentales y la sequedad de la boca (xerostomía) pueden dar lugar a dificultades de masticación y deglución.
  • Alteraciones gastrointestinales:  La disminución de la función mucosa gástrica da lugar a una incapacidad para resistir agresiones como úlceras, cáncer e infecciones.

Las personas mayores son más propensas al estreñimiento que los adultos más jóvenes. Las causas principales son: insuficiente ingesta de líquido, falta de actividad física y baja ingesta de fibra con la dieta.

  •  Las alteraciones cardiovasculares relacionadas con la edad son muy variables y dependen de influencias ambientales, como el consumo de tabaco, el ejercicio y la dieta.
  • La función renal se puede ver afectada por la deshidratación, el uso de diuréticos y consumo de medicamentos, especialmente por los antibióticos.
  • La capacidad cognitiva, la estabilidad mental, las reacciones, la coordinación, la marcha, las sensaciones y las tareas de la vida diaria pueden decaer desde un 10 hasta un 90%.

De acuerdo con lo mencionado, se destacan varias causas por las que un adulto mayor podría tener algún déficit nutricional. Algunas de éstas son: la medicación, la depresión, la disminución de los sentidos del gusto y del olfato, una deficiente salud oral, enfermedades crónicas, dificultades para deglutir alimentos y otros problemas físicos que hacen difícil la alimentación.

Dentro de las causas sociales pueden ser la vida en solitario del adulto mayor, que sus ingresos no sean suficientes, la ausencia de transporte, y las limitaciones para adquirir y prepararse la comida.

Malnutrición del adulto mayor en Chile

En Chile, según el informe de vigilancia nutricional del año 2017, la tendencia es al aumento de la malnutrición por exceso en los adultos mayores (29,5% sobrepeso y 24,4% obesidad), sin embargo, se observa una alta prevalencia de bajo peso (10,14%) respecto de otros grupos, lo que hace necesario reforzar las intervenciones alimentario-nutricionales en los adultos mayores, tanto en términos de calidad, como de acceso, por ejemplo, en el caso de los pacientes postrados.

Un estado nutricional alterado constituye un factor de riesgo, que se asocia a numerosas enfermedades crónicas y deteriora el pronóstico en patologías agudas. En los adultos mayores existe una relación recíproca entre nutrición y enfermedad; así por ejemplo, se enferman más los adultos mayores desnutridos y se desnutren más los adultos mayores enfermos.

Recomendaciones alimentarias para el adulto mayor

La alimentación en el adulto mayor debe ser balanceada, variada, acorde a sus posibilidades de deglutir y según sus patologías. Dentro de estos parámetros existen nutrientes que son fundamentales incluir en su alimentación diariamente:

  • Fibra: Previene el estreñimiento y fecalomas. Se encuentran principalmente en frutas, verduras (idealmente crudas) y legumbres.
  • Zinc: Previene infecciones y contribuye a la cicatrización. Su fuente alimentaria son las carnes, mariscos, huevos, pescado y ajo.
  • Omega 3: Contribuye al funcionamiento del sistema inmune, son antioxidantes y antiinflamatorios. Los encontramos principalmente en pescados, mariscos, aceite de canola y soja.
  • Vitamina B12: Participa en la prevención de anemias, riesgo de demencias y depresión. La encontramos en: carnes, huevos y lácteos.
  • Hierro: Previene las anemias. Sus fuentes alimentarias son: carnes rojas, hígado, legumbres, yema de huevo, verduras de hoja verde.
  • Calcio: Previene la osteoporosis y ayuda a la contracción muscular. Se encuentra en los lácteos, soja, tofu, repollo, betarraga y brócoli son algunas de sus fuentes alimentarias.
  • Ácido fólico: Previene anemias. La encontramos en frutos secos, legumbres, semillas de girasol, vegetales de hoja verde.
  • Vitamina D: Contribuye a la síntesis del calcio en los huesos. Sus principales fuentes de obtención corresponden a la leche entera o semidescremada, huevo y tomar sol por 10 minutos en un horario de poca radiación solar (10:00 o 17:00 horas) y que éste llegue a los antebrazos o piernas.
  • Vitamina C: Contribuye en la absorción del hierro, previniendo anemias. También es un antioxidante. La encontramos en el kiwi, pimentón, limón, coliflor, espinaca, frutillas y naranja.
  • Agua: El agua es esencial para el buen funcionamiento de los riñones, evita la deshidratación, mantiene la temperatura corporal normal y ayuda a la digestión. Se recomienda tomar entre 6 a 8 vasos de agua al día.

Junto con una alimentación balanceada existen otras acciones a considerar para mantener un buen estado de salud:

  • Evite fumar
  • Limite el consumo de alcohol.
  • Mantenga un peso normal (evite el sobrepeso y la obesidad).
  • Realice actividad física, por ejemplo: camine 30 minutos a paso rápido todos los días (consulte a su médico para otros ejercicios).
  • Tome bastante agua.
  • Caminar, subir escaleras, arreglar el jardín, nadar o inscribirse en clases de baile o algún deporte de su agrado.
  • Lo ideal es realizar 40 minutos a 1 hora diaria de algún ejercicio que no necesita ser vigoroso, pero si mantenido en el tiempo.
  • Recuerde, cualquier ejercicio es mejor que nada; aunque se realice por períodos de 10 a 15 minutos.

Referencias Bibliográficas:

  1. Cambios anatómicos y fisiológicos asociados al envejecimiento, Clínica Las Condes, visitada el 1 de abril de 2021, disponible en https://www.clinicalascondes.cl/CENTROS-Y-ESPECIALIDADES/Especialidades/Departamento-de-Medicina-Interna/Unidad-de-Geriatria/Cambios-Anatomicos
  2. Krause Dietoterapia, Nutrición en el anciano, Capítulo 21, pp 443-459, 13° edición, L. Kathleen Mahan, MS, RD, CDE, Sylvia Escott – Stump, MA, RD, LDN, Janice L. Raymond, MS, RD, CD.
  3. Informe de Vigilancia del estado nutricional de la población bajo control en el sistema público de Chile, Ministerio de Salud de Chile, diciembre 2017, disponible en http://www.bibliotecaminsal.cl/wp/wp-content/uploads/2019/11/Informe-Vigilancia-Nutricional-2017.pdf
  4. Nutrición y cuidados del adulto mayor, recomendaciones para una alimentación saludable, Sernac, Gobierno de Chile, octubre 2004, disponible en https://fiapam.org/wp-content/uploads/2012/10/Nutricion-y-Cuidados-del-Adulto-Mayor.pdf
  5. Nutrientes críticos, ¿qué deben consumir los adultos mayores?, Santo Tomás en línea, abril 2018, disponible en https://enlinea.santotomas.cl/actualidad-institucional/mundo-santo-tomas/nutrientes-criticos-deben-consumir-los-adultos-mayores/99863/
  6. Guía de alimentación del adulto mayor de 65 años, Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos INTA de la Universidad de Chile, Zacarías I, González CG, Olivares S, disponible en https://inta.cl/guia-de-alimentacion-del-adulto-mayor-mayor-de-65-anos/

«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior
Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *