Cuidado de la salud e higiene íntima

Cuidado de la salud e higiene íntima

La importancia de la higiene corporal, que abarca la limpieza del pelo, del cutis que se realiza con diferentes productos de limpieza facial pasando por el uso de desodorantes, perfumes, geles y espumas para el baño, es indiscutible.

Sin embargo, en la mujer, una de las zonas que precisa cuidados especiales es la región genital externa.

Una correcta higiene íntima debe mantener o restablecer el pH vaginal normal y, por lo tanto, es necesario garantizar un ecosistema vaginal saludable libre de patógenos.

Los hábitos de higiene femeninos incluyen: baño y secado corporal diario, limpieza del área genital después de orinar o defecar, uso de elementos de protección menstrual, aseo genital en los días de menstruación e higiene relacionada con la actividad sexual.

Es muy importante mantener esta zona seca, aparte de limpia, para evitar infecciones.

El contacto con la orina, el sudor, el mismo flujo vaginal, la menstruación y el hecho de ser una zona poco ventilada favorecen que la humedad generada no se evapore por completo, y éstas son las causas por las que esta zona es más susceptible a que ataquen microorganismos.

asimismo, se deben considerar algunos factores que pueden alterar la flora vaginal:

  • El uso de ropa interior ajustada.
  • El uso de materiales sintéticos, como lencería de nylon, debido que mantienen la humedad y el calor en la zona genital.
  • Las relaciones sexuales, por producir alteraciones químicas, ya que el esperma es alcalino y ocasiona un cambio en el pH de la vagina.
  • La menstruación.
  • Uso frecuente de antibióticos.
  • Parasitosis.
  • Incontinencia urinaria o fecal.
  • Cambios hormonales durante la pubertad, el embarazo y la menopausia.

Recomendaciones:

No está de más seguir unas recomendaciones generales para conseguir mantener esta delicada zona de nuestro cuerpo en perfectas condiciones:

  • Usar ropa íntima de algodón.
  • Lavar la ropa íntima con jabones neutros.
  • No utilizar duchas vaginales, ni agentes antisépticos locales.
  • Lavar los genitales antes y después de mantener relaciones sexuales.
  • Utilizar jabones suaves que no alteren el pH ácido propio de la mucosa.
  • No usar ropa muy ajustada para favorecer la transpiración de la zona.
  • Controlar la ingestión de medicamentos. Después de tomar antibióticos, la mujer es más susceptible de contraer infecciones vaginales.
  • Usar debidamente elementos de protección menstrua.

Referencias Bibliográficas:

  1. Cuidados de la zona íntima femenina, Anna Codina, Farmacéutica, Consejos de higiene y situaciones fisiológicas particulares, Vol. 23. Núm. 5. páginas 78-80 (Mayo 2004), disponible en https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-cuidados-zona-intima-femenina-13061798
  2. Hábitos higiénicos vulvo-vaginales de consultantes ambulatorias en gineco-obstetricia, Marcia López A.1, Felipe Ubilla S.2, Cristián Morales S.2, Pedro Zitko M.3, Viviana Burgos, M.4, Ma. Angélica Rivera A.4, Revista Chilena de Obstetricia Ginecología 2015; 80(4): 282 – 288, disponible en https://scielo.conicyt.cl/pdf/rchog/v80n4/art02.pdf

«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior
Siguiente