¿Conoces los efectos de la diabetes insípida?

La diabetes insípida es un trastorno anormal que provoca un desequilibrio de líquidos en el cuerpo. Este desequilibrio te provoca mucha sed, incluso si has bebido algo. También te hace producir grandes cantidades de orina. Conoce los efectos de la efectos de la diabetes insípida.
 
Si bien los términos «diabetes insípida» y «diabetes mellitus» suenan similares, no tienen ninguna relación. La diabetes mellitus, que puede ser de tipo 1 o tipo 2, es la forma más frecuente de diabetes.
 
No hay una cura para la diabetes insípida. Pero los tratamientos pueden aliviar la sed y disminuir la producción de orina.

Los signos y los síntomas de la diabetes insípida son:

  • Sed extrema.
  • Producir grandes cantidades de orina diluida.
  • Necesidad frecuente de levantarse para orinar durante la noche.
  • Preferencia de bebidas frías.
  • Si la afección es grave, la diuresis a puede ser de hasta de 19 litros por día si consumes mucho líquido. Por lo general, un adulto saludable orina un promedio de de 1 o 2 litros por día.

La diabetes insípida ocurre cuando el cuerpo no puede regular correctamente los niveles de líquido del cuerpo.
 
Cuando el sistema de regulación de líquidos funciona correctamente, los riñones ayudan a mantener este equilibrio. Los riñones eliminan los líquidos del torrente sanguíneo.
 
Este desperdicio de líquido se almacena de manera temporal en la vejiga en forma de orina, hasta que orinas. El cuerpo también puede deshacerse del exceso de líquido a través de la sudoración, la respiración o la diarrea.
 
Una hormona llamada hormona antidiurética (HAD), o vasopresina, ayuda a controlar qué tan rápido o lento se excretan los líquidos. La HAD se produce en una parte del cerebro llamada hipotálamo y se almacena en la hipófisis, una glándula pequeña que se encuentra en la base del cerebro.
 
Si tienes diabetes insípida, el cuerpo no puede regular correctamente los niveles de líquido. La causa depende del tipo de diabetes insípida que tengas:

Diabetes insípida central:

El daño a la hipófisis o al hipotálamo a causa de una cirugía, un tumor, una lesión en la cabeza o una enfermedad pueden causar diabetes insípida central al afectar la producción, el almacenamiento y la liberación habituales de la hormona antidiurética. Una enfermedad genética hereditaria también puede causar esta afección.

Diabetes insípida nefrogénica:

La diabetes insípida nefrogénica ocurre cuando hay un defecto en los túbulos renales, es decir, las estructuras de los riñones que hacen que el agua se excrete o se reabsorba. Este defecto hace que tus riñones sean incapaces de responder de manera adecuada a la ADH.
 
El defecto puede deberse a un trastorno hereditario (genético) o a un trastorno renal crónico. Algunos fármacos, como el litio o los medicamentos antivirales como el foscarnet (Foscavir), también pueden provocar diabetes insípida nefrogénica.

Diabetes insípida gestacional:

La diabetes insípida gestacional es muy poco frecuente. Ocurre solo durante el embarazo cuando una enzima producida por la placenta destruye la hormona antidiurética de la madre.

Polidipsia primaria:

También conocida como diabetes insípida dipsogénica, esta afección puede provocar la producción de grandes cantidades de orina diluida. La causa subyacente es beber una cantidad excesiva de líquidos.
 
La polidipsia primaria puede ser causada por un daño al mecanismo de regulación de la sed en el hipotálamo. La afección también se ha relacionado con enfermedades mentales, como la esquizofrenia.

A veces, no hay una causa evidente de la diabetes insípida. Sin embargo, en algunas personas, el trastorno puede ser resultado de una reacción autoinmunitaria que hace que el sistema inmunitario dañe las células que producen la vasopresina.
 
La diabetes insípida nefrogénica que se desarrolla al momento del nacimiento o poco después de él se debe a una causa hereditaria (genética) que cambia de manera permanente la capacidad del riñón para concentrar orina. La diabetes insípida nefrogénica suele afectar a los hombres, aunque las mujeres pueden transmitir el gen a sus hijos.

No hay cura para la diabetes insípida, pero puede trabajar con su médico para controlar los síntomas de esta enfermedad. La medicina puede ayudar a prevenir la sed constante y la micción excesiva que vienen con esta afección. La prevención de estos síntomas agregará mucho a su calidad de vida.

Ayudemos a nuestra comunidad a que se entere de los síntomas de la diabetes insípida compartiendo la entrada en sus redes sociales. También coméntanos tu opinión.


Referencias:

«Anne Klibanski, M.D., Ramon Martinez, M.D., Janet Schlechte, M.D., Nicholas Tritos, M.D., DS, (2018). Diabetes Insípida. Consultado de https://www.hormone.org/pacientes-y-cuidadores/diabetes-insipida


«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior
Siguiente