Alimentación Post fiestas de fin de año

Como cada fin de año, son comunes las celebraciones en familia, con amigos y colegas, las cuales se caracterizan por existir excesos de comida y bebidas poco saludables. Esto trae consecuencias como el aumento de peso y el remordimiento, agregando, además, las molestias digestivas como hinchazón abdominal y acidez. Con esto las personas suelen optar realizar dietas muy restrictivas, exprés o “détox”, las cuales no brindan los nutrientes suficientes que el organismo necesita para su correcto funcionamiento, por lo que ponen en riesgo su salud. Por eso que el peor error que se puede cometer post fiestas es dejar de comer.

Claves para mantener una alimentación saludable

La clave está en no es sólo pensar en un plan de alimentación para disminuir el peso corporal, sino en tener una alimentación equilibrada y completa, y que sea sostenible en el tiempo, es decir, se debe adquirir hábitos de vida saludable, los cuales permanecerán siempre, incluso en fechas festivas. Por otra parte, también se hace necesario acompañar la alimentación con actividad física, la cual aporta un 30% en la baja de peso. Esto nos da a entender que el peso y calorías no lo son todo, también debemos preocuparnos de los nutrientes que necesitamos diariamente para que nuestro organismo funcione de manera correcta y no tener déficit de alguno de estos, y que la baja de peso sea en base a grasa corporal y no a tejido muscular y agua.

Se debe tener en claro que la base de una alimentación balanceada es combinar correctamente los grupos de alimentos y consumirlos en las porciones adecuadas. 

Considerar las siguientes recomendaciones:

  • Mantener 5 comidas al día: desayuno, almuerzo, cena y 2 colaciones (media mañana y/o media tarde). 
  • La colación puede ser 1 porción de fruta, 1 puñado de frutos secos (sin sal ni azúcar) o 1 yogurt natural sin azúcar.
  • Evitar el consumo elevado de alimentos con mayor contenido de grasas (frituras), azúcares y sodio (embutidos).
  • Comer 5 veces verduras y frutas frescas de distintos colores, cada día.
  • Las carnes y pescados cocinarlos cocido, al horno, al vapor o a la plancha.
  • Comer porotos, lentejas o garbanzos al menos 2 veces por semana, en reemplazo de las carnes.
  • Comer pescado mínimo 2 veces por semana.
  • Mantener una hidratación adecuada, tomar de 6-8 vasos de agua al día, más aún durante el verano, cuando el calor favorece la deshidratación. 

Fuente: Minsal 2015. Guías alimentarias para la población chilena.

Anterior
Siguiente