Alimentación en invierno ¿Qué comer cuando hace frío?

Alimentación en invierno ¿Qué comer cuando hace frío?

Estamos ad-portas de empezar el invierno y con ello muchas veces nuestra alimentación cambia, como percibimos más frio nos gusta preparar cosas ricas para disfrutarlo. Aumentamos el consumo de masas, frituras y preparaciones que tiene ambos nutrientes, es decir, carbograsas. Y es con este tipo de alimentación que debemos tener precaución ya que abusar de ellas nos podría llevar a una subida de peso indeseada.

Sabemos que hacer ejercicio es una de las estrategias para la baja de peso al igual que tener un déficit calórico, pero que pasa ¿si no podemos hacer ejercicios y además nos cuesta tener déficit calórico? No te preocupes, podemos realizar algunas estrategias para mantener nuestro peso y dependiendo de diversos factores hasta podríamos bajarlo, pero esto va a depender de nuestro contexto y de las actividades que realizamos.

Entonces, ¿Qué podemos hacer?

Entonces, ¿Qué podemos hacer?

  • Cambiar los carbohidratos refinados por carbohidratos complejos: diversos estudios han indicado que los carbohidratos integrales están inversamente asociados al IMC (índice de masa corporal) y el riesgo del aumento de peso. La ingesta de Carbohidratos integrales puede influir en el equilibrio energético y la composición corporal pudiendo aumentar la saciedad. Intenta cambiar tu harina refinada por harina integral, harina de avena, harina de legumbres, harina de maíz que contienen mayor cantidad de carbohidratos complejos.
  • Aumenta el consumo de proteínas: Las proteínas aumentan nuestra saciedad, nos ayuda a conservar la masa magra que poseemos y aumenta la termogénesis inducida por la dieta (calorías utilizadas para procesar los alimentos) lo que promueve un balance energético más negativo facilitando la pérdida de peso.
  • Mejora la calidad del sueño: Entiéndase como calidad de sueño, dormir las 7 u 8 horas necesarias para que nuestro cuerpo descanse, tener un sueño profundo y reparador, no despertar durante la noche y dormir según nuestros ciclos circadianos, entre 9 a 22 de la noche. Una mala calidad del sueño altera nuestras hormonas que regulan el apetito por lo cual al otro día la ansiedad por comer o el hambre se verían aumentados.
  • Busca alguna actividad física que te guste: Sabemos que realizar ejercicios tiene muchos beneficios, a veces pensamos que solo debemos estar en un gimnasio pero así como cada uno es distinto los gimnasios no son para todos. Busca alguna actividad que te guste desarrollar, quizás te sientas más a gusto con el baile y dentro de ese mundo encontramos distintos estilos desde el hip hop hasta ballet. También puedes intentar practicar defensa personal, karate, tenis, futbol, yoga, Pilates etc… hay un sinfín de actividades que podemos desarrollar sin necesariamente pensar en ir a un gimnasio o tener un gimnasio en casa. Una vez que encuentres tu actividad física preferida verás que moverse es lo mejor.
  • Incorpora en tu alimentación alimentos que disminuyan la inflamación: Cuando padecemos de sobrepeso, obesidad o cualquier otro tipo de patologías cursamos con una inflamación constante que nos puede llevar a debilitar nuestro organismo y que con el tiempo se desarrollen diversas enfermedades. Procura incorporar en tu alimentación alimentos que contengan una gran cantidad de antioxidantes los cuales además de ayudarnos a retrasar el envejecimiento tienen un efecto antiinflamatorio natural para nuestro cuerpo. Acá podemos nombrar a las distintas frutas como naranja, manzana, maqui, mandarina o a diversas verduras como Apio, lechuga, pepino, brócoli etc. También debemos aumentar el consumo de omega 3 que también tienen ese efecto antiinflamatorio e incluso los lácteos también son buenos aliados como el yogurt que también ayuda a nuestro cuerpo. Incluye preparaciones fermentadas como kombucha, kéfir, kimchi los cuales cada día aumentan su consumo, o también fermentar nuestras propias verduras como el repollo, rábano, etc, que aportan probióticos a nuestro organismo.
  • Incursiona en la cocina: Todos en invierno nos gusta comer cosas ricas, viendo películas, series, leyendo etc. Atrévete a cocinar, hay muchas recetas saludables que puedes intentar y sobre todo disfrutar sin dañar a tu organismo. Prueba cocinar hotcake de avena, palos de ajo integrales, galletas proteicas, queque de zanahoria, churrascas integrales, batidos de fruta con leche, panqueques de avena o integrales etc… Hay muchas formas de disfrutar la comida de una manera más saludable.

Alimentación en invierno ¿Qué comer cuando hace frío?

En el invierno nuestra alimentación cambia pero no debería porque ser una tortura o una preocupación constante para evitar subir de peso. Trata durante la semana tener una alimentación lo más saludable posible y si te dan ganas de comer algo rico, hazlo pero eligiendo alimentos de calidad. Intenta hacer sopaipillas al horno, quizás de primera te parezca extraño el sabor pero luego verás que son igual de ricas o utiliza harina integral, de avena para hacer tus queques, calzones rotos. Cambia también la forma de preparar los alimentos, aumenta las preparaciones en horno y disminuye las frituras, cada día salen versiones saludables de nuestros platos favoritos, busca y añádelos a tu alimentación. Incluso puedes comenzar a utilizar agua para preparar alimentos cárnicos en vez de aceite, la clave está en saber elegir y que tu alimentación se vuelva tu aliada en conseguir tus objetivos y no en tu enemigo constante que trunque lo que quieres.

No todo es dejar de comer, la alimentación no debe ser fome al contrario la alimentación se debe disfrutar.  Ante cualquier duda, consulta siempre con un especialista idóneo.


Referencias Bibliográficas:

  1. Magkos F, The role of dietary protein in obesity, Rev Endocr Metab Disord. 2020 Sep;21(3):329-340. doi: 10.1007/s11154-020-09576-3., disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32740867/
  2. Sanders L, Zhu Y, Wilcox M, Effects of Whole Grain Intake, Compared with Refined Grain, on Appetite and Energy Intake: A Systematic Review and Meta-Analysis, Advances in Nutrition, nmaa178, https://doi.org/10.1093/advances/nmaa178 Published: 02 February 2021, disponible en: https://academic.oup.com/advances/advancearticle/doi/10.1093/advances/nmaa178/6126746
  3. Yuan M, Singer M, Moore L, Yogurt Consumption Is Associated with Lower Levels of Chronic Inflammation in the Framingham Offspring Study, Nutrients. 2021 Feb 4;13(2):506. doi: 10.3390/nu13020506., disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33557067/
  4. Marx W, Veronese N, Kelly J, The Dietary Inflammatory Index and Human Health: An Umbrella Review of Meta-Analyses of Observational Studies, Advances in Nutrition, nmab037, https://doi.org/10.1093/advances/nmab037 Published: 19 April 2021, disponible en: https://academic.oup.com/advances/advancearticle/doi/10.1093/advances/nmab037/6238545
  5. Landaeta L, Gonzales G, Durán S, Anxiety, anhedonia and food consumption during the COVID-19 quarantine in Chile, Appetite Volume 164, 1 September 2021, 105259, disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0195666321001665
  6. Aleksandrova K, Koelman L, Eguea C, Dietary patterns and biomarkers of oxidative stress and inflammation: A systematic review of observational and intervention studies, Redox Biology Volume 42, June 2021, 101869, disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2213231721000173
  7. Ikonte C, Mun J, Reider C, Grant R, Micronutrient Inadequacy in Short Sleep: Analysis of the NHANES 2005–2016, Nutrients. 2019 Oct; 11(10): 2335. Published online 2019 Oct 1. doi: 10.3390/nu11102335, disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6835726/
  8. Kapp J, Summer W, Kombucha: a systematic review of the empirical evidence of human health benefit, Annals of Epidemiology Volume 30, February 2019, Pages 66-70, disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1047279718307385
  9. Leaf A, The Effects of Overfeeding on Body Composition: The Role of Macronutrient Composition – A Narrative Review, Int J Exerc Sci. 2017; 10(8): 1275–1296.Published online 2017 Dec 1., disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5786199/

«Recuerda consultar siempre a tu médico, no te automediques»

Anterior
Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *